Capitulo 2

Cierro el libro de golpe mientras noto como mi corazón está en un puño, miles de sentimientos contradictorios me apuñalan una y otra vez dejándome con un sentimiento abrumador. ¿De verdad mi padre, ese que parece un trozo de pan, ha intentado matar a mi madre después que le secuestraran? ¿De verdad mi madre estuvo enamorada de otro chico con el que se planteo fugarse? ¿De verdad a espaldas de mis padres hay asesinatos ocultos y sin remordimientos en algunos casos?  ¿De verdad  es todo esto real o es simplemente una broma pesada? Después de este ultimo sentimiento parece que me relajo, y a mi misma  me repito una y otra vez que es todo solo una mentira bien relatada. Suspiro y de repente me doy cuenta de que tengo hambre, miro al reloj y veo que son las 2 de la madrugada. Guardo el libro en la caja mientras me pregunto porque no habré sentido hambre antes, cuando subo las escaleras del sótano mi madre está sentada en el salón limpiando uno de sus arcos. No la miro aunque sé que ella si lo hace y voy directa a la cocina.

-Tu padre te ha dejado unos filetes hechos, están en la sartén- Dice mi madre, yo voy automáticamente hasta allí mientras le doy las gracias mentalmente a mi padre. Cojo un plato y me como los filetes fríos aún  dándole la espalda a mi madre.

Había pensado ir mañana por la mañana a cazar ya que es domingo – Digo por fin armándome de valor. Por primera vez me giro y la veo tratando de analizar lo que pienso, como no deseo que lo haga me vuelvo a concentrar en mi comida.

-Me parece bien – dice mi madre con un tono neutro mientras me observa lavar los platos , en cuanto ve que he terminado dice – siéntate aquí conmigo- La miro suplicante pero no cede y consigue que me siente a su lado-¿Qué piensas?-

-es…- dudo sobre que decir porque ni si quiera yo se que pienso en estos momentos- es chocante, es decir,  no puedes descubrir de un día para otro que tus padres han sido asesinos y que han estado al borde de la muerte incontables veces y que además posiblemente el ‘’novio’’ de mi madre fue el que creó la bomba que mato a mi tía  y luego quedarte tan tranquila ¿sabes?- cuando contesto me doy cuenta de que tal vez haya hablado con un tono muy brusco porque mi madre se pone a llorar y me abraza. Mientras me moja el hombre con sus lagrimas no deja de nombrar una y otra vez mi nombre y me pregunto si será llamándome a mi o a su hermana. Cuando estoy a punto de tratar de decir algo mi padre aparece por las escaleras, se pone un dedo sobre las manos por lo que entiendo que debo callarme, coge a mi madre en brazos y se la lleva. Yo me quedo con la mirada perdida  allá por donde desaparecieron mis padres, bostezo y entiendo que  si pretendo cazar mañana debería dormirme así que me subo tranquilamente en la cama , y por miedo a perder lo que m queda de sueño me meto en la cama directamente con la ropa normal y caigo rendida al instante. Mi padre me despierta cariñosamente a las 8 y media de la mañana.

-Mama me dijo que querías ir a cazar, dice que cojas el arco que quieras, que les cambio la cuerda a todos ayer. Asiento medio dormida y espero a que salga mi padre de la habitación para cambiarme de ropa. Selecciono una simple camiseta blanca, unos pantalones caqui y unas botas de cuero negro que herede de mi madre, asomo la cabeza por la ventana y acto seguido decido coger  una chaqueta amplia de color marrón. Bajo y veo que no hay nadie despierto así que supongo que mi padre se ha vuelto a acostar. Llego al armarito donde están guardas las cosas de la caza, y observo todos los arcos con cuidado, mi favorito es uno de color rojo que domino a la perfección pero llama demasiado la atención entre tanto verde del bosque así que cojo el que siempre usa mi madre ya que también lo adoro, me cargo con un carcaj y salgo decidida por la puerta.  Mientras procedo a llegar a la pradera paseo tranquilamente, el distrito 12 ha evolucionado mucho, e incluso la veta lo ha hecho. Antes de darme cuenta  ya estoy en la alambrada, y escucho atentamente, silencio, perfecto así que paso al bosque.  Aunque la alambrada sigue estando ahí para proteger el distrito de los animales lleva muchos años sin estar electrificada, aun así cuando voy a entrar siempre lo compruebo para no tener algún que otro susto.

Cuando por fin me introduzco un poco más en el bosque por fin me siento como si estuviese en casa, todos mis pensamientos desaparecen y en lo único en lo que me preocupo es en cazar. Aunque no soy tan buena como mi madre cuando llega la hora de comer tengo un  par de ardillas y tres conejos.  Mi estomago empieza a sonar y se a  donde ir. A menos de un kilometro de mi hay un pequeño claro fácil de encontrar en los que quedo casi todos los días con Mike. Mike es mi mejor amigo desde que tengo memoria, es hijos de carniceros así que a veces me ayuda con algunas de las piezas para que después las pueda repartir por la veta. Es algo más alto que yo y tiene el aspecto de un comerciante; pelo rubio cenizo y ojos azules.  En cuanto llego, se nota que lleva un buen rato  esperándome porque ha colocado un mantel en el suelo y lleva una pequeña cesta de mimbre, en la que supongo que estar nuestro almuerzo como siempre.  Cuando estoy en su campo de visión lo saludo con la mano pero él se levanta, viene hacia mí y mientras me abraza me felicita.

-Siéntate, hoy es una comida especial – Dice corriendo hacia el mantel y sentándose en el suelo, sonrió y me siento a su lado.

-¿Qué me has traído? – digo mientras mi estomago vuelve a rugir.

– Antes que nada…- dice el rebuscando en la cesta – tu regalo de cumpleaños- deposita en mis manos un anillo colgado de una cadena, observo bien el anillo y veo que dentro está grabado su nombre – Para que no te olvides nunca de mi – dice cuando  nota que me he fija en lo que hay grabado, a pesar de que me encanta le miro con condescendencia.

-Eres un egocéntrico Mike- digo mientras le doy puñetazos en el hombro derecho- debería poner mi nombre imbécil- ambos nos reímos y poco a poco va sacando el manjar que ha traído. Un bol de fresas, un par de bollos con queso, dos botellas de zumo,  y alitas de pollo. Miro los manjares satisfecha y comienzo a comer mientras pienso en cuan afortunada soy por tenerle a mi lado. Mientras como Mike no prueba bocado y de pronto se que hay algo que me oculta. 

Capitulo 1 :

 

Me despierto gracias a que el sol entra por mi ventana entreabierta, un frio viento primaveral termina de despertarme y me levanto de la cama decidida a tener un buen día. A pesar de que no me gusta llevar vestidos ni cosas demasiado femeninas se que hoy debo ponérmelo ya que es mi cumpleaños. Muchos pensarían que cumplir 16 años no resulta demasiado emocionante, pero para mí significa que mis padres por fin me dejaran leer ese libro que tienen encerrado bajo llave desde hace años. Mientras preparo un baño voy eligiendo que vestido ponerme , cuando noto que el agua está suficientemente caliente me meto de lleno en el agua y recapitulo todo lo que se acerca del pasado y trato de hacerme una idea de lo que me espera en ese libro .Mis padres, Katniss y Peeta  Mellark , estuvieron en los septuagésimos cuartos y quintos juegos del hambre, ni mi hermano Cinna ni yo hemos sabido jamás de su historia, obviamente ambos oímos cosas sobre esos juegos del hambre pero no sabemos qué creer y que no. No sé como seria todo Panem antes pero no sabría decir si era peor  de lo que es ahora. Se estipulo que dejarían de jugarse los juegos del hambre, lo he aprendido en mi clase de historia, y después de jugar los últimos con los niños del capitolio estuvieron muchos años sin jugarse, pero surgió un sentimiento entre algunos de los ciudadanos que echaban de menos tanta popularidad. Después de muchas protestas, juicios, deliberaciones y conclusiones erróneas los juegos han vuelto. Las cosas ahora han cambiado un poco ya que los tributos no se eligen mediante la cosecha sino que los propios habitantes de los distritos en edad elegible eran los que se presentaban enviando una carta al capitolio y desde allí eran seleccionados según su posible popularidad, si en algún distrito no salían ‘’voluntarios’’ los propios compañeros elegibles de ese distrito eran quienes tenían que elegir quien iría. Los juegos también habían hecho oficial la misma norma que en los primeros juegos de mis padres por lo que había más oportunidades para vivir pero aun así solo ha habido dos parejas que han sobrevivido hasta el final.  El concepto de profesional era algo distinto, ya no se refería a los dos primero distritos y el cuarto sino que poco a poco al haber menos hambre y pobreza los profesionales de otros distritos resurgían de la nada. Todo este tipo de cosas hacían que los Juegos cambiasen y fuesen más interesantes y aunque ya no era obligatorio verlos, los índices de espectadores eran impresionantes.  Me doy cuenta de que llevo mucho tiempo mojada cuando veo las arrugas en mis dedos, así que salgo y me visto. Miro al espejo mientras me peino, en realidad yo no soy toda una hermosura pero si me arreglase un poco más, tal y como lo estoy haciendo hoy, creo que sería el deseo de muchos chicos. Cuando estipulo que mi pelo está suficientemente peinado me echo una última en el espejo de mi baño y salgo de mi habitación.  Croissants, es lo primero que huelo, y no lo hago por haber olfateado sino que ese dulce olor flota a mi alrededor introduciéndose en mi a cada bocanada de aire que doy. Sonrió, ¿Podría mi padre conocerme mejor? Comienzo a bajar las escaleras tratando de ocultar mi impaciencia. Abajo la mesa del comedor esta puesta, mi hermano  debe de haber tratado de coger unos croissants sin mí y lo han pillado por que en estos instantes mi madre le acaba de tirar un bollo de leche en toda la cara. Por lo tanto no se dan cuenta de que estoy ahí hasta que me siento en mi silla. Mi madre me felicita y me besa  la frente, Cinna pregunta inquieto si ya puede tomar un dulce, mi madre hace un amago de tirarle otro bollo pero la paro alegando que si seguimos así para cuando llegue mi padre ya no habrá nada comestible sobre la mesa. Mi padre no tarda en aparecer  y me besa también. Sin duda el don de mi padre para la cocina es asombroso, ya que toda la comida que me ha preparado es deliciosa. El desayuno se demora más de lo que yo desearía, pero decido callarme y que el momento llegue cuando tenga que llegar.

-Bueno – Dice mi padre mientras se levanta llevando un par de platos a la cocina – Creo que ha llegado la hora- Mi madre mira con lastima a mi padre que rápidamente pilla la indirecta y cambia de opinión – o tal vez podríamos esperar a esta noche-

-¡NO!- contesto suplicante casi sin darme cuenta de cuan alto lo he dicho – quiero decir , que creo que ya he esperado lo suficiente y estoy más que preparada para leerlo- Mi madre me mira con dureza fijamente , antes de que me dé cuenta mira a mi padre que al instante accede a que lo vea y me pide que lo acompañe hasta el sótano. Una vez allí veo la caja que he tratado de abrir mil veces pero que jamás he sido capaz, mi padre saca un llave de su bolsillo y abre la caja, en mis manos coloca un libro relativamente viejo y muy pesado que debe tener algo más que 1000 páginas.

– Tomate tu tiempo Prim – Dice mi padre mientras me deja sola, yo rápidamente me  siente en un sofá con pinta de antiguo y abro impaciente la primera pagina.

Bienvenidos Tributos

Bueno , espero que ninguno de los tributos que este leyendo vayan a matarme pero este es un fic sobre la vida de Primrose Mellark , he cambiado un poco las cosas (tranquilos que no he resucitado a nadie ) pero espero que no lo critiqueis muchos y que os guste mucho, cuando lo empieze supongo que subiré un capitulo por dia o mas o menos , asi que no os hare esperar

besos